‎Júpiter: Lunas‎


‎Durante su aproximación final a Júpiter, la nave espacial Juno de la NASA capturó esta singular película Time-lapse de los satélites galileanos en movimiento sobre el planeta. Las imágenes fueron tomadas 5 días antes de la llegada y al final cuando la nave espacial era 3 millones millas de distancia. La luna más interna es volcánica Io; en la línea es el mundo océano costra de hielo Europa, seguido de Ganímedes masiva y finalmente, fuertemente craterizado Callisto.‎

Júpiter tiene lunas nombradas 53. Más de dieciséis se han descubierto pero no tienen estado oficial o nombres. Combinado, científicos ahora piensan que Júpiter tiene 69 lunas.‎

Hay muchas interesantes lunas orbitando el planeta, pero los de interés más científico son las primeras cuatro lunas descubiertas más allá de la Tierra – los satélites galileanos.‎

Cuatro lunas más grandes del planeta Júpiter se llaman satélites galileanos después el Astrónomo Italiano Galileo Galilei, quien observó por primera vez en 1610. El Astrónomo Alemán Simón Marius afirmó haber visto las lunas al mismo tiempo, pero no publicó sus observaciones y así Galileo es dado el crédito de su descubrimiento. Estas grandes lunas, llamadas Io, Europa, Ganímedes y Calisto, son cada mundos distintivo.‎

IO es el cuerpo más volcánico activo en el sistema solar. Superficie de IO está cubierta de azufre en diferentes formas colores. Como Io se desplaza en su órbita ligeramente elíptica, la gravedad inmensa de Júpiter provoca “mareas” en la superficie sólida que se elevan a 100 m (300 pies) de alto en Io, generar suficiente calor para la actividad volcánica y para conducir cualquier agua. Los volcanes de IO son conducidos por magma caliente de silicato.‎

‎La superficie de Europa es en su mayor parte hielo de agua, y hay evidencia de que puede cubrir un océano de agua o hielo granizado debajo. Europa se cree que tiene dos veces ḿas agua como Tierra. Esta luna intriga a Astro-Biólogos debido a su potencial para tener una “zona habitable”. Se han encontrado formas de vida floreciente cerca volcanes subterráneos en la Tierra y en otros lugares extremos que pueden ser análogos a lo que puede existir en Europa.‎

Ganímides, es la luna más grande del sistema solar (más grande que el planeta Mercurio), y es la única luna conocida para tener su propio campo magnético generado internamente.‎

‎La superficie de Calisto es extremadamente y pesadamente con cráteres y antigua–un registro visible de los acontecimientos de la historia temprana del sistema solar. Sin embargo, los muy pocos pequeños cráteres de Calisto indican un pequeño grado de actividad superficial actual.‎

‎El interior de Io, Europa y Ganímedes tiene una estructura en capas (como tierra). IO posee un núcleo y un manto de roca por lo menos parcialmente fundido, cubierto por una corteza de roca recubierta con compuestos de azufre. Europa y Ganímedes tienen un núcleo; un envolvente de roca alrededor de la base; una capa de hielo gruesa, suave; y una delgada costra de hielo de agua impura. En el caso de Europa, una capa de agua sub-superficial mundiales probablemente se encuentra justo debajo de la corteza helada. Estratificación en Callisto está menos bien definido y parece ser principalmente una mezcla de hielo y roca.‎

‎Tres de las lunas influyen de una manera interesante. IO está en un tira y afloja con Ganímedes y Europa y período orbital de Europa (tiempo de ir alrededor de Júpiter una vez) es dos veces período de Io, y período de Ganímedes es el doble de Europa. En otras palabras, cada vez que Ganímedes va alrededor de Júpiter una vez, Europa hace dos órbitas y Io hace cuatro órbitas. Las lunas todos guardar la misma cara a Júpiter ya que la órbita, lo que significa que cada luna gira una vez sobre su eje para cada órbita alrededor de Júpiter.‎

‎Pioneros 10 y 11 (1973 a 1974) y Voyager 1 y Voyager 2 (1979) ofrecieron vistas espectaculares de color y perspectivas globales de los sobrevuelos del sistema Júpiter. De 1995 a 2003, la nave espacial ‎‎Galileo‎‎ hizo observaciones de repetidos órbitas elípticas alrededor de Júpiter, pasando como 261 km (162 millas) sobre las superficies de las lunas de Galileo. Cerca estos enfoques dio lugar a imágenes con detalles sin precedentes de partes seleccionadas de las superficies.‎

‎Primer planos imágenes tomadas por la nave Galileo de porciones de superficie lugares de espectáculo de Europa donde el hielo ha roto y se movió aparte, y donde puede venir desde abajo y congelado suavemente en la superficie de líquido. El bajo número de cráteres en Europa conduce a los científicos a creer que un océano sub-superficial ha estado presente en la historia geológica reciente y todavía existan hoy. El calor necesario para derretir el hielo en un lugar tan alejado del Sol se piensa para venir de dentro de Europa, fundamentalmente como resultado del mismo tipo de marea fuerzas volcanes de Io de esa unidad.

Crédito: NASA Planetary Science Division by the solar system communications team at NASA’s Jet Propulsion Laboratory | California Institute of Technology

 

Traducción: El Quelonio Volador‎

 

 

Be the first to comment on "‎Júpiter: Lunas‎"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*