‎NGC 1929 en N44: Un Superbubble sorprendentemente brillante‎

‎NGC 1929 es un racimo de la estrella en la Nebulosa N44, que se encuentra en la Gran Nube de Magallanes.‎

‎Estrellas masivas en el cúmulo producen intensa radiación, expulsan materia a altas velocidades y explotan relativamente rápido como supernovas.‎

‎Vientos de las estrellas masivas y descargas de los supernovas labrarse “superbubbles” en el gas visto en rayos x de Chandra (azul).‎

‎Los datos infrarrojos muestran polvo (rojo) y el gas enfriador y revela luz óptica (amarillo) donde la radiación ultravioleta causa el gas brille.

‎Esta imagen compuesta muestra una superbubble en la nube grande de Magallanes (LMC), una galaxia de pequeña satélites de la ‎‎Vía Láctea‎‎, ubicado a unos 160.000 años luz de la Tierra. Muchas estrellas nuevas, algunas de ellas muy grandes, están ‎‎formando en el cúmulo de estrella‎‎ NGC 1929, que se encaja en la nebulosa N44. Las estrellas masivas producen intensa radiación, expulsar materia a altas velocidades y corren a través de su evolución a explotar como ‎‎supernovas‎‎. Los vientos y las ondas de choque de supernova crear enormes cavidades llamadas superbubbles en el gas circundante. Rayos x del Observatorio de rayos x Chandra de la NASA (azul) muestra regiones calientes creadas por estos vientos y choques, mientras que los ‎‎datos infrarrojos‎‎ de contorno de telescopio del espacio de Spitzer (rojo) de la NASA donde se encuentran el polvo y el gas enfriado. La luz óptica del Telescopio Max-Planck-ESO de 2.2 m (amarillo) en Chile muestra que la radiación ultravioleta de las estrellas calientes, jóvenes está causando gas en la nebulosa brillante. ‎
‎Ha sido un problema de larga duración en Astrofísica de alta energía que algunos ‎‎superbubbles‎‎ en la LMC, incluyendo N44, emiten rayos x mucho más de lo esperado de los modelos de su estructura. Un estudio de Chandra publica en 2011 demostrada que existen dos fuentes adicionales de la brillante emisión de rayos x: ondas de choque de supernova golpean las paredes de las cavidades y el material caliente que se evapora desde las paredes de la cavidad. Las observaciones no muestran ninguna evidencia de una mejora de los elementos más pesados que el ‎‎hidrógeno y el helio‎‎ en las cavidades, descartando así esta posibilidad como una explicación para la brillante emisión de rayos x. Esta es la primera vez que los datos han sido lo suficientemente buenos como para distinguir entre diferentes fuentes de los rayos x producidos por superbubbles. ‎

‎El estudio de Chandra de N44 y otro superbubble en la LMC fue conducido por Anne Jaskot de la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Los autores fueron Dave Strickland de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, MD, Sally Oey de Universidad de Michigan, te-Hua Chu de la Universidad de Illinois y Guillermo Garcia-Segura del Instituto de Astronomía-UNAM en Ensenada, México.‎
‎Marshall Space Flight Center de la NASA en Huntsville, Alabama, administra el programa Chandra para la dirección de misiones de ciencia de la NASA en Washington. El Observatorio Astrofísico Smithsoniano controla las operaciones de la ciencia y vuelo de Chandra de Cambridge, Massachusetts‎

Credit
X-ray: NASA/CXC/U.Mich./S.Oey, IR: NASA/JPL, Optical: ESO/WFI/2.2-m

Traducción: El Quelonio Volador

Be the first to comment on "‎NGC 1929 en N44: Un Superbubble sorprendentemente brillante‎"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*